FLUIR, UN CAMINO A LA FELICIDAD. Estrategias de automotivación.

Presentamos una nueva entrada de nuestra sección de PSICOSOLUCIONES. En ella abordamos el interesante concepto de Flujo, intimamemnte relacionado con el bienestar integral y la felicidad subjetiva percibida por las personas. Cuanto mayor es el número y más intensas y profundas son las experiencias de flujo vivenciadas por alguien, mayor es el bienestar que describe y el nivel felicidad general  que adscribe a su vida. Desarrollado por el psicólogo Csikszentmihalyi tras largos años de investigación, innumerables entrevistas a todo tipo de personas por todo el mundo y largos experimentos de muestreo de experiencias cotidianas, se ha convertido en una excelente herramienta para mejorar nuestras vidas.

El estado de flujo

El psicólogo de origen húngaro Csikszentmihalyi empleó la palabra flujo para describir el estado mental, el sentimiento y la motivación que se asocia a realizar una tarea sin esfuerzo, cuando la acción no depende de condicionantes externos ni es ejecutada con abnegación, de forma que resulta intrínsecamente motivante. Durante veinte años realizó una cantidad ingente de entrevistas y flujo era la palabra que los entrevistados coincidían al describir ese instante en el que se realiza una tarea en plena concentración, completamente entregado a ella, por voluntad propia y en la que el tiempo parece anularse.

fluir 4

Fluir y ser feliz

Algunos decían estar en flujo cuando tocaban el piano, otros cuando trataban de resolver problemas matemáticos, otros cuando cocinaban o jugaban al baloncesto, los ejemplos eran tan diversos como las personas, pero muchos de ellos coincidían en describir su vivencia como un fluir con la actividad, donde la autoconciencia se disolvía en la tarea. Csikszentmihalyi recopiló estudios universitarios y realizó sus propias investigaciones para conocer las condiciones que pueden lograr el flujo en las actividades, pues desde su perspectiva no se puede buscar la felicidad, pero sí las condiciones que nos ponen en camino hacia ella. El flujo es una de ellas.

Este autor ha observado que sólo las personas que en su vida realizan actividades en las que se sienten en flujo manifiestan sentimientos de felicidad. De modo que si no las tenemos podemos buscar actividades que nos produzcan esta sensación para mejorar nuestra satisfacción con la vida. Y tú: ¿realizas actividades que te produzcan esa sensación de fluir?

fluir

Factores para una actividad de flujo.

Así, los factores que cumple una actividad de flujo son:

a)Los objetivos están definidos de forma clara

b)La persona se haya altamente concentrada y completamente enfocada a la tarea. El campo de atención es limitado, sólo se está pendiente de esa actividad.

c)Existe una retroalimentación directa de los resultados. La acción se va ajustando constantemente en función de los mismos.

d)El nivel de destrezas de la persona y el desafío están perfectamente ajustados. La tarea no es demasiado fácil ni demasiado difícil, supone un desafío pero es accesible.

e)Es intrínsecamente gratificante (entra en el campo de actividades que interesan a la persona, de forma que no le supone un esfuerzo realizarlas porque realizarlas en sí mismas es algo que le gusta).

fluir 3

Ejemplos de actividadesde flujo

Para comprender mejor estos factores tratemos de verlos representados en un par de ejemplos. Muchas aficiones se deben a que la persona entra en flujo cuando las realiza, sea introducir barcos en una botella o aprender a bailar.

En ambas el objetivo es claro, en una se trata de introducir una a una las piezas de un barco en el interior de un recipiente, en la otra no es tanto aprender a bailar en sentido genérico sino el aprender una nueva técnica o un nuevo paso.

Las tareas son concretas y no hay distracciones entre ellas y las personas que pueden concentrarse en ellas, el campo de atención queda restringido a ejecutarlas. Cada fallo que se comete se aprecia de modo palpable, como una pieza mal colocada o un paso errado.

La habilidad de la que se parte se ajusta al desafío, si se trata de un bailarín principiante aprende movimientos leves o memoriza secuencias, el avanzado elabora una compleja coreografía, de lo contrario el primero se desesperaría y el segundo se aburriría.

En ambas sienten gratificación por el mero hecho de hacerlas, pues a uno le gustan enormemente esos artilugios de decoración y las manualidades y al segundo le encanta moverse al son de la música aunque aun no sepa técnicas para hacerlo, en el caso de tratarse de un novato.

fluir 2

Construir una vida para fluir.

Si se cumplen estas condiciones las personas experiencian la anulación del tiempo subjetivo. El reloj no pasa para ellas, están tan concentrados que se suceden las horas sin darse cuenta de ello. La acción y la conciencia se fusionan, la persona no está, pues no están sus preocupaciones, ni sus recuerdos, ni sus predicciones, nada que sea distinto a ejecutar la actividad, sencillamente está fluyendo.

Aprender a construir las condiciones para poder fluir en las actividades cotidianas es una forma de automotivarse. En una entrevista, Csikszentmihalyi comentaba un ejemplo clarificador. Se trataba de una joven que trabajaba como cajera en un supermercado. Se quejaba de lo aburrido de su labor y de la poca incidencia y responsabilidad que representaba. Juntos acordaron transformar la situación. La joven ideó que el paso para pagar por caja de los clientes se convertiría en una de las mejores experiencias del día para esas personas. Aquello encajaba con algo que le gustaba, hacer feliz a los demás y otorgaba mayor trascendencia a su empleo, además de cumplir con las otras condiciones de una actividad de flujo. La cajera comentó tras la experiencia que todo había cambiado, que se sentía motivada cada mañana por empezar a trabajar.

¿Cuáles son tus actividades con las que fluir? ¿Les dedicas un tiempo suficiente? ¿Puedes buscar nuevas actividades? ¿Puedes reformular algunas actividades diarias que no te resulten gratificantes para convertirlas en tareas de flujo?


Si te ha interesado este artículo puede que te interesen los siguientes cursos de CAIP FORMACIÓN:

adhd2 DESARROLLAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL. GUÍA PARA EDUCADORES/AS

La inteligencia emocional consiste en la habilidad para conocer y manejar adecuadamente nuestras emociones y ser  capaces de ser asertivos y empáticos con los demás. Por ello, el curso ha sido diseñado como una base de recursos  para los educadores que deseen promover el desarrollo emocional.

 


 

Curso Mindfulness MINDFULNESS. LA PRÁCTICA DE LA ATENCIÓN PLENA.

Esta práctica, de larga tradición en Oriente, es actualmente estudiada y analizada por la ciencia que, a  través de numerosos experimentos, ha avalado los enormes beneficios que suponen para mejorar multitud de dolencias, así como para desarrollar una vida llena de plenitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *