Cómo fomentar una autoestima positiva en los niños. Virginia Satir y las familias nutricias.

La palabra autoestima se ha incorporado al vocabulario coloquial, pasando a formar parte común del discurso colectivo. Ingentes libros de autoayuda, películas y expresiones han popularizado su uso. Para algunos la palabra ha llegado a vaciarse de ciertos sentidos realmente importantes, significados que de alguna forma se han trivializado. En esta entrada queremos restituir un concepto fundamental para la comprensión del ser humano, su calidad de vida y la de sus relaciones familiares y sociales.
Para ello tomamos la guía de una de las mujeres que dio un uso de mayor profundidad, claridad y utilidad al concepto que tratamos de restituir. Nos referimos a Virginia Satir, psicoterapeuta familiar y trabajadora social, especialista en comunicación. Ella la definía así:

“La autoestima es la capacidad de valorar el yo y tratarnos con dignidad, amor y realidad. Cualquier persona que reciba amor, estará abierta al cambio”.

Satir afirmaba que tras años de trabajo con variados tipos de familias de toda clase económica y social, así como tras asimilar y reflexionar sobre sus propias experiencias vitales, la autoestima se le había revelado como un elemento crucial para entender qué sucede “dentro “ y “entre” los individuos

autoestima


La persona con alta autoestima positiva.

Una persona capaz de tratarse con justicia, con humanidad y compasión, capaz a su vez de respetarse y apreciarse amorosamente es también una persona que manifiesta un comportamiento socialmente integro, sincero, responsable y empático con los otros, una persona que traduce su amor en acciones concretas.
Si tenemos fe en nuestra competencia podemos pedir ayuda sin problemas conservando la confianza. Sólo si somos capaces de respetarnos a nosotros podemos respetar a los otros. Sabemos entonces que no tenemos que actuar basándonos exclusivamente en lo que sentimos, que podemos ayudarnos de nuestra inteligencia para dirigir nuestros actos. Nos aceptamos íntegramente.
Por supuesto, todos podemos sucumbir a la crisis. Sin embargo, una persona con una elevada autoestima puede permitirse entender dichas eventualidades como lo que son, momentos pasajeros a los que se puede sobrevivir.


Una persona con autoestima negativa.

Si pensamos y sentimos que nuestro valor es escaso, asumimos que merecemos el mal trato y el desprecio, ser engañados o ignorados por los otros. Si aguardamos lo peor bajamos la guardia y lo peor ocurre. Construimos un muro falsamente protector a nuestro alrededor, aislándonos de un mundo amenazante.
Una de las consecuencias fundamentales de una autoestima negativa es el miedo. Nos tornamos temerosos, nos autolimitamos, nos sentimos luego derrotados. Cuando algo va mal tendemos a pensar: “debo ser inútil, de lo contrario esto no sucedería de este modo”: Al cabo del tiempo nuestra vulnerabilidad aumenta y sucumbimos a relaciones de intensa dependencia, al alcohol o las drogas, o cualquier otra forma que pueda adoptar una fuga de la realidad.

autoestimabaja


El niño y su autoestima.

Un bebé no tiene un pasado que le permita juzgar su valor en base a un escala de experiencias. Estas experiencias son las de otros, los mensajes que recibe sobre su valor como individuo. Durante los primeros años será la familia la encargada fundamental de conformar su autoestima. Luego la escuela, otros adultos e iguales le permitirán reforzar los sentimientos de valía o ausencia de la misma que ha adquirido en los primeros años.
Satir nos recuerda que cada palabra, ademán o gesto que un progenitor envía al niño lleva un mensaje de valoración que conformará su autoestima. No propone el ejemplo de una niña que lleva un ramo de flores a su madre, que puede reaccionar de diversas formas.

  • “¿De dónde lo sacaste?” pregunta con tono cálido y agradecido mientras sonríe. A lo que añade”¿Dónde crecen estas flores tan bonitas?”, para averiguar su procedencia.
  • Otra madre podría exclamar “¡Qué bonitas!” añadiendo luego “¿las has sacado del jardín de la vecina?” con un tono y gestualidad de claro reproche.

Cada forma trasmite sutilmente una valoración. A veces, ésta reside más en los gestos, en la contradicción entre lo dicho, la forma o el tono, que en las propias palabras.
Del mismo modo trasmitimos nuestra valoración del mundo. Cuando un bebé comienza a explorar hay un continuo que va de expresiones del tipo “¡No, no, no toques eso!” a la invitación “¡Toca esto!, ¿ves qué sensación?”. Nadie vuelve a experimentar un aprendizaje tan masivo, abundante y variado como el de los primeros años de la vida.


¿Cómo fomentar la autoestima positiva? Las Familias Nutricias.

Satir denominaba familias nutricias a aquellas que proveen a sus miembros de un contexto adecuado para el crecimiento y el desarrollo a todos los niveles de su existencia, así como de los elementos que permiten adquirir una sólida autoestima positiva.
Las características de una familia nutricia son:
• Las diferencias individuales son claras y percibidas como una fuente de riqueza, no de conflicto.
• El amor se manifiesta abiertamente. Su expresión es clara, sin dobleces ni ambigüedades.
• La comunicación entre todos los miembros es igualmente abierta, comprensible y no induce a malentendidos, basándose en una expresión de sinceridad.
• Las normas colectivas son flexibles.
• Los r se aprovechan como fuente de aprendizaje.
• Las promesas se cumplen.

familianu


Las familias conflictivas

Por el contrario, las personas con una autoestima negativa han tendido a crecer en contextos familiares que denominó conflictivos. En ellas:
• Las reglas que regulan la convivencia son inflexibles
• Las diferencias son criticadas.
• Los errores son castigados sistemáticamente.
• Las promesas no se cumplen.
• La comunicación es complicada, a menudo esconde partes del mensaje o se basa en el engaño.
En un contexto así es usual que los niños desarrollen sentimientos de inutilidad y definiciones destructivas acerca de sí mismos y el mundo.

familiaconflictiva


Cómo cambiar hacia una autoestima positiva.

En general, los adultos con una sólida autoestima positiva generan familias nutricias, y adultos con autoestima negativa familias conflictivas. De ahí el carácter de trasmisión intergeneracional de los problemas familiares
Sin embargo, Satir recordaba que es vital no culpabilizar a los padres, aunque sean los “arquitectos de la familia”. Los padres pueden aceptar las consecuencias de sus actos y comenzar una nueva forma de hacer las cosas.
Ya que el sentimiento de baja valía fue aprendido, siempre es posible desaprenderlo e incorporar un nuevo aprendizaje. Satir insistía en una frase fundamental:

“Siempre existe la esperanza de que cambie tu vida, porque tienes la capacidad de aprender cosas nuevas”.

Lo primero es aceptar la posibilidad de cambiar y luego comprometernos firmemente con en dicha posibilidad.


Un ejercicio práctico.

Para comenzar a observar qué sucede en nuestras familias y en nosotros mismos en este sentido, Satir sugería un ejercicio muy sencillo. Consistía en escoger un momento cotidiano en el que nuestras familias estén unidas. Si es el caso, por ejemplo, la hora de la cena. Durante ese periodo, insta a la persona interesada a observar todos y cada uno de los intercambios comunicativos que tengan lugar. Es necesario recordar, como hemos visto, que cada palabra, tono o gesto, incluso al pedir el pan, implica un acto de valoración del otro y el mundo. Hay muchas formas de pedir el pan. Hay muchas formas de contar algo. La clave está en observar la comunicación entre los miembros de la familia teniendo presente exclusivamente esa característica valorativa. A veces sorprende lo que observamos. Al día siguiente se le puede decir al resto de los miembros lo que ha sucedido e invitarla a hacer lo mismo. Tomar conciencia, parar y dedicar un poco de tiempo a conocernos es una de las primeras claves para seguir creciendo.


Nota
El contenido de esta entrada ha sido extraído del libro de Virginia Satir “Nuevas Relaciones Humanas en el Núcleo Familiar”. Aunque la autora dedicó una amplia bibliografía a profundizar en lo expresado en esta entrada, el libro citado está dirigido expresamente, en un lenguaje sencillo y directo, a las propias familias, proponiendo ejercicios y explicando y sugiriendo multitud de actividades para mejorar su calidad de vida.